Métrica libre (o asalvajada, según se mire).

Y amor. Y dolor también.
Y soledad.
Y la luna, cada noche, plantada en mi cabeza.



lunes, 19 de julio de 2010

La orilla

Cómo entender lo que siente un náufrago al ver la playa…

Cómo traducir esa mezcla de incredulidad, ilusión y miedo por lo que encontrará.

Cómo evitar el peligro.

Cómo responder a todas las preguntas saliendo ileso.

Cómo garantizar que es mejor desembarcar que seguir perdido.

Cómo asegurarse de que esa isla no supone más amenaza que la de seguir sin rumbo vagando al antojo del viento.

Cómo adivinar si es o no un espejismo.

Cómo explicar que, a pesar de todo, el náufrago, por su naturaleza, siempre se emociona y salta como un loco hacia la orilla…

sábado, 10 de julio de 2010

La maldita

... y se me escapa una lágrima,
se salta los controles,
burla la vigilancia
la maldita.

Tú, que deberías defenderme,
hacer fuerza con las otras,
resistirte,
me traicionas,
desleal, infiel, ingenua...

Corres con prisa,
rozando apenas mi piel cansada.

Te desgastas a golpe de gravedad,
dejando tras tu huella su recuerdo.

Tú, que eres de mí, vas en su busca,
pero no le encontrarás,
no a quien persigues.

Tú, como ya hice yo primero,
te desgastarás por el camino
hasta dejar de ser quien eres,
kamikace.

Te vas haciendo pequeña
en tu carrera hacia la nada.

Ya vislumbras que se acaba,
pero es tarde,
apenas te queda vida.

Tú, tan temerosa como ciega,
me miras con preguntas empapadas.
No hay respuesta y no lo entiendes.

No siempre las hay, ¿no lo sabías?

Sólo espero, por tu bien, que te deshagas
antes de saber que no valió la pena.

Tú, que antes eras de mí...
no tienes dueño.



lunes, 5 de julio de 2010

Al escondite... (versión ensayo con Anna Savelli al piano)

video

…13, 14, 15, 16, 17, 18, 19 … ¡y 20!
(Jugamos. Tú te escondes y yo te busco).
A ver, a ver… Puedes estar… ¡en mis zapatos!
Ah, pues no…
Pensemos, pues, dónde caben tus ganas…
¡Ya sé! ¡En mi sombrero!
Ummm... pues tampoco.
¡Tras las cortinas!
Vaya, ¡qué bien lo has hecho esta vez, que no te encuentro!
¡Bajo la almohada! ¡En el hueco de mi axila! ¡En el cesto de la ropa! ¡En el cajón del pan!
Diantres, amado mío, qué escondite debiste descubrir que exhausta me tienes.
Déjame coger aire.
Lista. Allá voy, una vez más.
¡Entre las hojas del catálogo de moda! ¡Tras las manecillas del reloj!
¡En mi memoria! ¡Entre mis dedos!
Me rindo, amor; agotada, sin aliento, revuelta la casa de esquina a esquina.
(Vaya, debí dejarme abierta esta ventana. Con razón se me helaba la ilusión desde hace rato).
Sal, amor. ¡AMOR!
Que yo te espero aquí. Rendida.
¡Amor!
(Caray, qué frío).
Amor...
¡Amor!