Métrica libre (o asalvajada, según se mire).

Y amor. Y dolor también.
Y soledad.
Y la luna, cada noche, plantada en mi cabeza.



martes, 28 de diciembre de 2010

Posad, posad, malditos

Posad, posad, malditos... carnaval de máscaras de la falsa sonrisa, esconded vuestros ascos al mundo, vuestras cicatrices maquilladas, las heridas abiertas que camufláis con tiritas de colores.




Posad, posad, malditos... vestíos con armaduras de hierro que estimáis infranqueables, haceos con las lanzas más largas que seáis capaces de sostener sin derramaros para mantener distancia con el mundo y que no os roce.

Posad, posad, malditos... atajo de plañideras malcriadas bailando vuestra propia danza fúnebre, viendo pasar los días desde vuestra madriguera, maldiciendo al mismo Fausto al que adoráis.

Dobladores de moral, contables del traidor, a veces hacéis que vivir me aburra, que me canse.

Posad, si es vuestro antojo, pero dejad que yo viva con la piel desnuda, en carne viva.

Odiadme, si os complace, porque si queréis guerra, la tendréis.



4 comentarios:

Pollobarba dijo...

Te odio, maldita, por descubrir mi máscara.

Sonia Bartolomé dijo...

Jajajaja, me ha costado, eh? Quince años, solamente... :)

Olivia dijo...

Sin más...otra selenita perdida en el planeta Tierra.

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles:
"La paz os dejo, mi paz os doy";
no tengas en cuenta nuestros pecados.

Sonia Bartolomé dijo...

Eres una caja de sorpresas...
;)
Love U!